Tienen un único objetivo: incinerar

El texto lo hemos extraido del blog Gipuzkoa Sin Incineradoras:

El diario Berria publica la siguiente noticia (Gipuzkoan bereizita bildutako organikoaren %40 zabortegira doa) firmada por el periodista Iñaki Petxarroman, que por su gran interés traducimos aquí. No sin antes comentar que un escándalo de tal calibre sería investigado por la propia fiscalía y llevado a los tribunales en cualquier país medianamente civilizado.

El 40% del residuo orgánico recogido en Gipuzkoa va al vertedero

La planta de compostaje de Lapatx tiene capacidad para tratar 2.500 toneladas. El Plan General de Residuos preveía que ya en el 2009 se recogieran 19.930 toneladas de orgánico.

Iñaki Petxarroman Donostia

A lo largo del año pasado en Gipuzkoa se arrojó al vertedero el 40% del residuo orgánico recogido. Y es que la única planta de compostaje que de que dispone el territorio (la de Lapatx, Azpeitia) no tiene capacidad para convertir en compost todo el oránico que le llega. Según los datos ofrecidos por el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa, en 2010 llegaron 4.004 tolenadas de orgánico a Lapatx. Sin embargo, en dicha planta no pueden tratar más de 2.500 toneladas, su capacidad no da para más. Por tnto, con el nivel actual de capacidad, solo con orgánico recogido en el municipio de Hernani dicha planta funcionaría al máximo de su capacidad.

Sin embargo, el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa no tiene intención de avanzar más en la política de compostar residuos. A modo de ejemplo podemos citar: el PIGRUG, plan director para los residuos de Gipuzkoa, preveía que ya para el 2009 este territorio debía tratar casi 20.000 toneladas de orgánico. Esa cifra debía ascender a 33.000 toneladas para el 2012 y hasta 45.000 para el 2016. Es por ello que en el plan territorial de compostaje se preveía que para el 2009 tres planta de compostaje estuvieran construídas, con capacidad para tratar 25.000 toneladas.

Para ello, además de ampliar la de Lapatx, se querían construir otras dos plantas; una en Hondarribia (Zaldunborda) y la otra en Bergara (Epele). La semana pasada el presidente del Consorio de Residuos Carlos Ormazabal reconoció que dichas plantas no serán construídas durante los próximos años, porque “no son necesarias” seún sus palabras. “Necesitamos una infraestructura adecuada a lo que nos llega desde los municipios y ello nos obliga a ser realistas. La demanda nos sugiere que con sólo una planta basta”.

Es así como, según consta en el préstamo firmado con el Banco Europeo de Inversiones para financiar la incineradora, la planta de Lapatx será simplemente ampliada hasta una capacidad de 7.000 toneladas.

Hay que explicar que, si si se mantienen los datos procedentes de los municipios que recogieron de modo selectivo el residuo orgánico en el 2010, añadiendo la previsión de lo que llegará de los municipos que comenzarán a hacerlo durante el presente año, en 2011 se recogerán cerca de 7.000 toneladas de residuo orgánico. A todo ello hay que sumar el orgánico que comenzarán a recoger de modo selectivo en más localidades, entre otras las de Debagoiena -Antzuola comienza con la recogida selectiva puerta a perta el 7 de marzo- más el procedente de localidades que comenzarán a recogerlo en el quinto contenedor (Irun, Hondarribia, Elgoibar, Eibar…).

Por tanto, ya en el presente año se superarán las 7.000 toneladas. Y más aún si el sistema puerta a puerta se extiende a más localidades.

Y es que en el 2010 el residuo orgánico recogido en las tres localidades con recogida selectiva puerta a puerta constituía el 57% del total de Gipuzkoa. He aquí un ejemplo que ilustra los niveles tan diferentes de eficacia de los dos sistemas de recogida: durante el mes de diciembre pasado, Hernani (19.289 habitantes) recogió 125
toneladas de orgánico, mientras que Zarautz (22.627 habitantes) recogió 19 toneladas con el quinto contenedor.

Actualmente la mayor parte de orgánico recogido en Gipuzkoa proviene de la mancomunidad de San Marco (el 76%), sin embargo el Consorcio de Residuos llevó a los tribunales el proyecto de planta de compostaje que se proyectó en Usurbil, y este quedó embarrancado en los juzgados, de modo cautelar, hasta que acabe el proceso. El Consorcio recurrió el proyecto aduciendo que el compost debía ser gestionado en sus propias infraestructuras.

Verter fracción de rechazo resulta más barato

Recientemente el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa ha decidido las nuevas tasas de residuos para el año 2011. Según estas, el vertido de cada tonelada de francción resto cuesta 133,8 euros. Y el tratamiento de cada tonelada de residuo orgánico 100,4 euros.

Hay que subrayar, sin embargo, que los municipios que recogen de modo selectivo el orgánico deben llevarlo por sus propios medios hasta Lapatx, corriendo a cargo de cada municipio los gastos de transporte. Además, cada municipio debe recoger en Lapatx el compost resultante del orgánico que ha aportado y también en este caso corre a cuenta de cada municipio el gasto de transporte y distribución de dicho compost. Es por ello que en Gipuzkoa resulta más caro compostar el orgánico que arrojarlo a la basura.

En contraste, en Catalunya, la Agencia Catalana de Residus penaliza con una cifra de entre 10 y 20 euros cada tonelada de residuo sin seleccionar (mezclada) que un municipio recoja. Las cantidades que suman esas penalizaciones ingresan en una bolsa que  luego se reparte a modo de incentivo entre los municipios que han recogido el orgánico de modo selectivo. En Gipuzkoa, la Diputación ha subvencionado con 50.000 euros a las mancomunidades que han instalado el quinto contenedor. Sin embargo, los municipios que han puesto en marcha el puerta a puerta no han obtenido ninguna ayuda.

La planta de compostaje de Lapatx: funcionamiento y problemas

Una planta sin capacidad

Según un informe preparado por técnicos de la empresa pública Garbitania, la planta de compostaje de Lapatx adolece de grandes problemas. Estos son los principales:

• Area de recepción. El orgánico recibido en la planta queda durante varios días sin ser removido, a merced de los áleas climáticos -cuando llueve, que es frecuente, se empapa-. A veces ha quedado sin ser removido hasta cuatro días. Un correcto tratamiento del orgánico recogido requiere ser mezclado inmediatamente con materias estructurantes. Además, para conseguir una mezcla homogénea, hace falta una mezcladora, que Lapatx no tiene. Sin una buena homogeneización, difícilmente se puede obtener un buen compost.

• Area de fermentación. Tras ser mezclado con estructurantes como podas, el orgánico es introducido en tambores de fermentación. Los tambores de que dispone Lapatx no garantizan alcanzar las temperaturas adecuadas, y es por ello que no aseguran la higienización de la mezcla. Han cubierto los tambores, pero el problema no se ha solucionado. Recientemente el Consorci ha decidido la suma de cinco millones de euros para subsanar los defectos del proyecto.

• Area de maduración del compost. El orgánico, tras haber pasado entre cinco y siete días en los tambores de fermentación, es llevado al área de madurción. Los técnicos de Garbitania consideran que ese plazo resulta demasiado breve. El compost resultante es depositado en los carriles de  maduración, para continuar con la mezcla mecánica. También este área está a la intemperie. En épocas de mucha lluvia, se embarra y emite lixiviados.

Honi buruz zarautz0zabor
Hondakinen kudeaketa arduratsua bultzatzen dugu. Reducir, Reciclar, Reutilizar.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s

%d bloggers like this: